25 de enero de 2011

Carta abierta a mis lectores.

Amiguitos, es con gran dolor que me dirijo hoy a ustedes, ya que la persona de la cual se enamoraron cuyas historias han causado sensaciones únicas en cada uno de ustedes, (sensaciones prohibidas si se quiere), ha muerto. Quizás no murió sino que más bien está desaparecida. Me desencuentro encontrado debido a diversas dolencias que azotan mi existencia. Se que muchos de ustedes son chicos (y chicas, ¿porque no?, sería raro pero igual es válido*) de acción, es por eso que voy a empezar por la parte física. Dos granos que no se preciaban de tal han causado una infección en mi cara. Tengo hinchada la ceja, el ojo y el parpado izquierdo. Esta es una situación realmente desgraciada ya que al mirar en el espejo no puedo reconocer a aquel muchachito lindo con colita de caballo y barba al ras. Como si eso no fuera poco, los infortunios arribaron a la otra parte de mí (o de lo que era): mí alma. No les miento compañeritos, escribir para mí significa solo una cosa: libertad. Es de público conocimiento que cuando escribo me elevo hacia estadios superiores de conocimiento, pero paradojalmente, estoy más cerca de sus corazoncitos. Al igual que el agua no cae en nuestros viles campos para alegría de los agricultores que con mucho trabajo labran la tierra, atravieso una sequía muy dura que me ha hecho perder las esperanzas, que me ha abandonado al alcohol y los juegos de computadora.

En fin, todo es una mierda. Yo no soy yo, lo que una vez fue Gastón Pérez Seveso se ha perdido, solo quedan restos de ese pasado, añicos de tiempos felices cuya única actual finalidad es hacerme infeliz, y créanme que lo logran.

*Literatura con enfoque de género.

6 comentarios:

  1. Qué tristeza! espero que te recuperes de las diferentes enfermedades que te aquejan, saludos!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, de la parte física estoy mucho mejor!
    Creo q en dos dias maso dejo de tomar el bacticel!

    ResponderEliminar
  3. Capaz que te queda mas linda la cara hinchada. Habia que hacer algo con eso urgente, ya daba pena que salieras a la calle sin taparte la cartelera esa...
    No, posta. No sabía nada de esto. Ya no hablamos como antes. ¿Que somos? ¿En que nos hemos convertido? ¿Para que vivimos?
    No soy más tu amigo, si es que algún día lo fui.
    Igual no te la des de Borges que tus "lectores" seguro se reducen a cuatro personas: montse, cristina, tu hermano y yo (tu novia no cuenta xq los lee antes). Y yo te leo por compromiso. Puto.

    Me escondo en el anonimato para que no sepas quien soy. Eso sí, no soy ninguno de los anonimos de arriba, aunque el primer comentario me gustó.

    ResponderEliminar
  4. El primer comentario anonimo fue de mi novia, gil!
    Avisame cuando vuelvas!

    ResponderEliminar

¿Se ha usted interesado en comentar? Pues no inhiba ese hermoso impulso que ahora lo embarga de pies a cabeza.